Consejos de seguridad para cuando tus hijos juegan con globos de helio

Cuando se trata de niños se vuelve imposible tomarse la seguridad a la ligera, y si bien te puede parecer absurdo que tus hijos se lesionen mientras disfrutan de la belleza de un globo de helio, ten en cuenta que lo mejor en cualquier circunstancia es prevenir para que luego no nos quede más lamentar. Los globos de helio son muy seguros, en primer lugar por que son total y completamente inflamables, de manera que no plantean riesgo alguno de quemaduras, incendios o explosiones. Así pues, pese a que los globos en sí no representan peligro alguno, si pueden hacerlo aquellas circunstancias en las que muchos adultos los utilizamos. Pero no te preocupes, que no hay motivo para dejar de festejar con ellos. Por eso te traemos algunos tips de seguridad muy útiles que te asegurán que las cosas siempre irán bien.

Deja que los decoradores trabajen a solas

Planea que la decoración de tu fiesta, ya sea realizada por ti o por expertos, se realice en calma antes de que tus invitados y sus niños comiencen a llegar. Eso evitará que el trabajo se interrumpa y también, que se generen accidentes que se pueden prevenir al evitar que los niños deambulen mientras tú o los decoradores realizan sus labores. Piensa tan sólo en que mientras se realiza la decoración es preciso que tengas a la mano toda clase de materiales que fácilmente pueden representar un peligro enorme para ellos.

Vigila tu equipo de preparación

Una vez que la decoración esté lista, guarda bien tus materiales y verifica que por ningún motivo, puedan ser alcanzados por los niños. Recuerda que un tanque de helio que se golpea o se daña puede convertirse en un proyectil debido a la presión interna y que unas tijeras o una boquilla de plástico pueden provocar daño fatal en un niño pequeño.

Controla el vuelo de los globos

No hay nada malo en dejar que tus niños correteen a sus anchas detrás de un globo que se escapa, pero mejor evítalo, porque no sabes si al hacerlo tendrán una caída grave, si lo perseguirán a toda costa trepando a un árbol o edificio o si saldrán disparados en una carrera desaforada en dirección a la calle. Trata de mantener tus globos de helio bien atados hasta que los entregues, y una vez que lo hagas, asegúrate de que los niños los lleven bien sujetos al cuerpo para que no correteen sin rumbo ni precaución detrás de ellos.

Y ya que hablamos de sujetarlos bien…

Lo más recomendable es que, al menos cuando se los entregues a los niños para jugar, los globos de helio vayan sujetos con cordel de algodón o de rafia natural. Estos reducen la incidencia de roces y cortaduras en la piel, además, son mucho menos peligrosos cuando se enredan debido a que ceden rápidamente. Este detalle es importante, ya que no ponen en riesgo a tus niños mientras juegan ni tampoco a los animales en la naturaleza cuando los globos escapan.  El estambre de algodón y la rafia natural son materiales que se degradan a velocidad en la naturaleza por lo que también ayudan a contaminar menos.

No te olvides de los restos de los globos que explotan

Por lo de regular, los globos de helio se reducen a pequeñas partes cuando explotan, sin embargo, esto no es una garantía, ya que eso sucede cuando el gas se expande y no cuando el látex se perfora. Lo mejor es siempre recoger los restos de los que re revientan para que los niños no los tomen de juguete y se arriesguen a asfixiarse al colocárselos sobre la cara o introducírselos a la boca o las fosas nasales.  También es bueno recoger (y reutilizar siempre que sea posible) las boquillas que sirven para sujetar en varillas los globos tipo foil (los de acabado metálico), ya que pueden ser peligrosos para los niños pequeños que los juegan cuando están sin vigilancia.

Haz recomendaciones a los demás padres

No dudes en recordarles estas y otras medidas de seguridad a tus invitados para que todos pongan su granito de arena a la hora de que prepares y realices una fiesta con globos de helio. Como no será posible que tú vigiles personalmente cada niño, no dudes en compartir información como la que este artículo brinda y no dejes se señalar que los peligros que hay controlar no los plantea el globo, si no otros factores que pueden surgir cuando se realiza una fiesta. No dudes en organizarte con el resto de las madres y padres de familia para hacer inspecciones por turnos a los niños a lo largo de toda la duración del evento o, mejor aún, anímate a contratar un grupo de niñeras animadoras que los vigilen y les demuestren como disfrutar al máximo de los preciosos globos de helio que les obsequiarás. Como puedes ver, con los cuidados debidos no hay nada de qué preocuparse.

Imagen cortesía de https://cdn.shutterstock.com/. Todos los derechos reservados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *